Forums

Versión completa: Última reunión de "Las huellas del silencio"
Actualmente estas viendo una versión simplificada de nuestro contenido. Ver la versión completa con el formato correcto.
Buenos días y bienvenid@s a la última reunión de "Las huellas del silencio" 

Cómo Nefer no puede, abro la última reunión, así que ya sabéis lo que hay que hacer... 

¡A darle caña!

Estamos en el año 2012. Odran se planta en Noruega para ver a su sobrino Aidan. Parece que en esa familia las revelaciones siempre llegan con los “late shows”... A Aidan le pasa como a mí, que le cuesta creer que Odran nunca supiese lo que hacía Tom, sino que más bien tenía miedo de enfrentarse a la verdad, en eso Odran tiene un máster!!!
Y por fin, llegamos al año 2013… el año en el que Odran recupera su plaza en su querido colegio, el año en el que muere Hannah y también el año en el que Odran hace examen de conciencia tras ver a Tom el día en el que le ponen en libertad tras pasar sólo 5 años en prisión… 5 años de 8… En fin...

Este libro, a través de un relato ficticio, trata el abuso infantil por parte de sacerdotes católicos en parroquias de toda Irlanda. Hay que decir que no todos los sacerdotes estuvieron involucrados en el escándalo, no todos los sacerdotes abusaron de los niños causándoles daños físicos y psicológicos, no todos los sacerdotes eran malos, pero muchos estaban al tanto de lo que sucedía y callaron como putas, y para mí, tan culpables son los que abusan como los que callan, porque ellos eligieron no ver y callar. 

Odran tarda en reconocerlo, pero al final lo hace tras la última conversación con Tom. 
“Había sido cómplice de todos sus crímenes y la gente había sufrido por mi culpa. Sí, había desperdiciado mi vida. Había malgastado cada momento de mi vida. Y la ironía definitiva era que había sido necesario que un pedófilo convicto me mostrara que, con mi silencio, yo era tan culpable como todos ellos.”
Para mí es un libro lleno de personajes bastante desagradables. En primer lugar a la madre de Odran, una mujer amargada y fanática religiosa. Luego está Tom Cardle, que fue una víctima del maltrato por parte de su padre pero que se vuelve corrupto y pierde todo sentido del bien y del mal, viéndose a sí mismo como una víctima: “Me dijeron que todo lo que me hacía humano era vergonzoso y perverso. Me enseñaron a odiar mi cuerpo y a sentir que era un pecador sólo por mirar las piernas de una mujer que caminara delante de mí. [...] Me retorcieron y me deformaron, se aseguraron de que no tuviera ninguna manera de aliviar los deseos naturales de un ser humano y luego les importó un bledo que yo no supiera cómo llevar una vida decente.” Y no podemos olvidar al Arzobispo...
Pero no todos son malos. Tenemos a Hannah, que hasta que se le fue la cabeza creo que fue bastante crítica con la iglesia, recordad que en la ordenación de Odrán, ella suelta "Ese hombre odia a las mujeres" refiriéndose a Juan Pablo II (y no iba desencaminada…). Y también tenemos al Juanpa I, la única persona dentro de la Iglesia dispuesta a destapar la corrupción, tanto del Banco del Vaticano como de los “problemas” en Irlanda. Lo malo es que cuentan las malas lenguas que le dieron “sopitas” y sólo duró treinta y tres días...

Edmund Burke, en reflexiones sobre la revolución francesa, comentó: "Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada". Rara vez una cita ha resumido tan bien un libro.